Nuestro Universo

Deja espacio para los genios que se expanden como huecos negros de este universo.

Guarda silencio mortal que no comprendes nuestra naturaleza.
Deja espacio para los genios que se expanden como huecos negros de este universo.
Nuestra transformación esta por culminar;
por fin seres extraterrestres, cementerios de estrellas y mantarrayas de luz.

Calla si no sabes hablar nuestro dialecto,
guarda los zapatos en la tierra y déjanos pintar nuevas lunas.
La grandeza de lo infinito es mi pasión,
la posibilidad de convertirnos en meteoritos que no hagan daño a nuestra especie.

Deambularemos como nómadas en busca de la tierra prometida,
dejaremos todo lo que nos estorbe; entre ellos los prejuicios y los insultos.
Fundaremos un arsenal de visionarios para reconstruir un mundo aparte;
uno que sólo sea de nosotros y de nadie más.

Que repita el eco la inmensidad de mi amor,
que en las yemas de mis dedos se guarde tu rostro.
Mis huellas marcarán el regreso al hogar que nos espera,
ese lugar a donde llegaremos cuando terminemos
el recorrido que nos hemos propuesto.

No te termines negro espacio,
oscuridad acobija mis manías en tu manto.
Sé mi amante bello extraño,
veme con esas estrellas polares a los ojos,
y no me abandones que sólo por ti entiendo el sonido,
los lamentos, la alegría, mi universo.

Amore Mar

Extraño esos días de verano,
los incandescentes minutos
que pierden su fuerza
al golpear contra las olas.

Mis pies se entierran sin razón en el asfalto,
voy diluyéndome en cada poro de los rascacielos.
Marginada como un alma perdida
que no encuentra el final de un muelle;
ni tú voz atrapada entre las paredes.

Extraño esos días de verano,
la retrospectiva de una vida sin mar,
sin sal para sanar las heridas.

Me acurruco en tus brazos y
dejo que me arrulles como si fuerzas las olas;
que borres mi memoria para que nunca me de cuenta
que estos son mis preciados días de verano.

Laberintos

He de ser de agua, tu fuego, aire quizá.
Seré la tierra encantada donde te pierdas,
un obtuso laverinto lleno de risas y largos caminos,
puro caminos que te traigan a mí.

– Y cuando llegue al final?

Ese día nos mudamos a la luna
para hacernos polvo de estrellas,
para encontrar otro camino que huela a garndenias,
otro laverinto u enredo donde podamos reencontrarnos.