Cierro la Puerta

Recorro en silencio el mismo camino de todos los días. Paseo entre los comunes mortales que aun no han descubierto la verdadera belleza de esta ciudad. Recorro en cámara lenta esas cosas cotidianas que han hecho de mi vida algo espectacular.

Busco en mi morral azul floreado las llaves del edificio. Miro con melancolía la puerta de madera que tantas veces pasó desapercibida, el código para entrar que se de memoria y he de olvidar sólo el día en que muera. Siento tristeza al subir al diminuto elevador, los vecinos dicen que el mes que entra lo cambiarán. Al igual que yo sólo será otro vago recuerdo.

Por fin, el cuarto piso a mano izquierda, la puerta rota que jamás terminaran de arreglar, mi sello personal supongo; todos saben que no se cuidar bien mis cosas.

Aún recuerdo la primera ves que lo vi, tan frío, tan pequeño, tan poco mío. Recuerdo bien mis primeros sentimientos, mis miedos, las dudas; ¿seré feliz?, ¿quiero estar aquí?, ¿y si mejor buscamos algo más? El rostro de mi madre afligida leyendo mi pensamiento, casi llorando por no poderme dar exactamente lo que quería; sentirme asustada y dudosa.

Heme aquí una última noche, parada en la entrada mirando al balcón, sentir mi aroma en cada rincón, saber que es mío y de nadie más. Quedan pocas cosas que llevarse, pero como puedo guardar en las maletas todo los recuerdos, como puedo llevarme en bolsas de basura las risas y el llanto, como puedo seguir adelante sin soltar una lágrima.

Miro a mi alrededor y cada centímetro cuadrado me dice algo distinto. Se que es estúpido si quiera pensarlo, pero siento que hasta las paredes extrañaran mi voz. La cama añorará sentirme desnuda por las noches como sólo los buenos amantes pueden. La bañera no será más testigo de aquellos largos baños en búsqueda del clímax. En verdad intenté sacar las manchas de vino tinto de la alfombra para que no quede rastro de mi existencia. Siempre será un engaño pensar que esta limpia porque su textura es distinta.

Pienso en los vecinos de enfrente. En todas las veces que camine desnuda frente a la ventana en busca de mi ropa interior, siempre tan libre y sin nada que ocultar, un verdadero libro abierto que no carga secretos. Recordar todas las personas que alguna vez estuvieron aquí, los compañeros de juegos y de platicas interminables. Verlo ahora tan grande me hace imposible verme en otro lugar que no sea aquí.

Me pregunto cuantas noches pasaré soñando con este lugar. Si algún día lejano recordaré aun su decoración. Ser parte de la historia de un lugar que ha de albergar a otras personas y sus manías, saber que mis secretos estarán seguros. Quiero brindar en silencio con este viejo amigo que me ha traído dicha y esperanza, que me ha mostrado una calle colorida y alegre, que siempre ha estado cerca y listo para protegerme. No hay nada más bello que un hogar.

Los cigarros ya no saben igual, el té aún esta caliente y mi alma helada. El futuro es incierto y la vida aún emocionante para darme ánimos; puedo ser lo que quiera, ser un trotamundos sin destino más cercano que el fin del mundo, pero siempre llevaré París en mi corazón.
Generalmente esta calma me comería los huesos, el silencio dentro del apartamento me atormentaría, pero hoy no tengo ganas de compartir con nadie este momento, saborear este adiós es lo único que quiero.

Abro la puerta una última vez. Miro por el balcón a la gente pasar, la tarde cae con gracia sobre el río despidiéndome con una sonrisa; reflexionar un momento hace bien al alma, decidir que he cambiado y ya no hay vuelta atrás. Agradecer a cada cosa que hizo que valiera la pena despertar, saludar por última vez a esas personas que en pocos meses serán sólo extraños, dormir en esa cama que tanto me añora.
Nada es para siempre, ni si quiera yo… momentos, eso es lo único que nos queda al final de día. Que sueño más hermoso es la realidad. Que difícil despedirse y empezar de cero… a eso me dedico, ser una estrella fugaz que ilumina su paso; deslúmbrate y extraña, hermosa y apasionante, no he de despreciar mi naturaleza.

Hasta pronto querido confidente, hasta nunca quizá. Esas cortinas color salmón que hacen juego con la alfombra color vino serán para siempre parte de mí. Es hora de cerrar la puerta y partir. La vida continuara mañana que te deje en manos otro que leerá nuestra historia tan llena de magia. Buscaré consuelo en otras paredes que serán testigos de mis nuevos personajes, pero siempre ha de quedarnos París.

Adiós….

La Inesperada Visita

Titubeas cada vez que te apareces frente al timbre de la puerta.
Te intimida el espacio, los fantasmas del pasado que nos persiguen.

Me miras con tristeza buscando reconocerme,
escuchas voces de niñas juguetear en el jardín de esa vieja casa.
Caminas despacio y guardas la distancia,
es como si creyeras que podemos explotar,
como si debiéramos morir y empezar de cero.

Me siento junto a ti y dejo que el silencio nos hable.
Lo escucho con cuidado y no interrumpo su curso,
acaricio su rostro y soplo con cuidado el polvo que nos separa.

Te digo que te amo, a pesar de que sea a mi manera, a mi tiempo.
Dejo que la vida me cante; que me haga recordarte tal y como eres;
si no podemos olvidar al menos dejar ir;
mojarnos en la lluvia sin que la ropa nos pese,
ni el mutuo abandono.
Te quiero… ni el espacio ni el dolor podrán quitarnos eso.

Partes, desapareces… te voy desintegrando en mi memoria.
Si regresas te pido que no traigas más silencio,
que me regales lo áspero de tu voz
y entienda porque te ha tomado tanto nuestro reencuentro.

Viaje Astral

Me recordó a mi abuela, a la única.

El departamento era acogedor. Ordenado de una forma maternal con cierta nostalgia por el pasado estancada en el comedor. Una larga tonada clásica que se trasgiversó en una obligada modernidad que ahora contemplo en verdes tonalidades.

Recorro los surcos del colorido tapete con los tentáculos de mi imaginación. Aspiro hondo en busca de su perfume; de sus verdes ojos que ahora se han azulado en el rostro de la querida Gabriela.

Me alejé del cuarto. Brinqué del precipicio de este alto edificio. Me ausenté, porque lo que más me cautivó fue su normalidad, los entrelazados caminos del destino a quienes regaló girasoles.

La busqué, la busqué en medio de un mundo de extraños. En sus detalles y sus cuchicheos descifré su verdad para escribirles una canción.

Me dieron ganas de abrazarla, de contarle como es él… que pudieran platicar a pesar de que ella nunca escuchó bien. Me dieron ganas de traer mis colores, de ponerle morados y naranjas al cielo gris para pensar que ella me sonríe.

Fotografía de Victoriadosanjos.

Rey

Quería que fuéramos a jugar al parque,
que me compraras un helado de limón.

Decidí ir a darle de comer a los patos,
ellos también te extrañan abuelito,
es como si supieran que no vas a regresar.

Mi madre dice que nos mandas saludos,
que nos miras desde el cielo a donde te envío besos…
Azul eres en mi memoria, azul serás hasta el último de mis días.

Te quiero Rey.

Con una copa de tinto

Me emocionada la noche, la posibilidad infinita de lo que pueda venir.
El sabor amargo algo tiene de reconfortante, como un buen vino añejado en el fondo de la nevera; ese sabor a victoria después de una larga jornada.

Sin hacerme la interesante contemplo el fondo del día, el obtuso final que es como un círculo sin pies o cabeza. Acepto los celos locos que he sentido, la parte animal dentro de mi que quiere arrancarse los ojos y luego rendirse. Termino por quitar el mantel de la mesa sin disculparme porque siempre seré algo egoísta y mejor saboreo un silencio roto.

No tengo sueño, la maldición del noctámbulo ha caído sobre mí y no se como terminar con el hechizo. Ya no comprendo los días, la luz, lo cotidiano. Detengo mis suspiros y dejo que se guarden las ánimas en sus cuevas. Sin sed de venganza iré a buscarlas donde de vuelta el río; se acordaran de mi y harán espacio en sus barcas.