Donde quedó el Corazón

Porque no me acordé antes lo mucho que me gustaba pintar, hubiera creado algo bello.

Porque decidí callar cuando alguien me hizo daño, de haber conocido antes la razón, hubiera entendido que era sólo el reflejo de su propio dolor.

Porque no me acordé antes lo mucho que me gustaba pintar, hubiera creado algo bello.

Porque decidí callar cuando alguien me hizo daño, de haber conocido antes la razón, hubiera entendido que era sólo el reflejo de su propio dolor.

Porque me sentí sola todos esos días, él nunca se fue de mi lado… alguien siempre estuvo allí para llorar mis pérdidas y reír con mis alegrías.

Camino por desiertos y busco llegar a un oasis. Olvido guardar en mi memoria el atardecer más bello que fue lo que me calmó.

Olvidé que era valiosa porque otros me dijeron que no servía para nada. Aguanté golpes y groserías. Pensé que eran verdad las cosas lastimosas que me dijeron porque olvidé que soy hija de Dios.

Me acerqué a las personas equivocadas y dejé que se aprovecharan de mí, me consumió la apatía y los vicios se volvieron mis amigos. Una vez más, fui yo la que me hice más daño.

En el fondo de mi oscuridad, guardada en el closet, me encontré de la caja de mis tesoros. En ella estaba la foto de mi corazón. Algo tan bello, tan puro, tan humano y divino que sin pensar condené a vivir en las tinieblas; este corazón que me dio la fortaleza que me hizo falta tanto tiempo.

Me volví hermosa porque me regalaron de nuevo la luz. Me volví capaz porque ahora creo en mí. Me rencontré porque me di cuenta que en verdad nunca nada me hizo falta.

Soy feliz porque así lo elegí. Soy la voz del progreso porque quiero superarme. Soy amor porque así me hizo mi creador.

Soy yo, con mis limitaciones y mis dones. Ya no tengo que esperar a que alguien venga y me diga las cosas para darme valor. Yo ya encontré mi lugar en el mundo y tengo fe en que en mi camino libraré las batallas que sean mientras no olvide nunca donde quedó mi corazón.

Fotografía de: vive siempre a tu manera*

Amore Mar

Extraño esos días de verano,
los incandescentes minutos
que pierden su fuerza
al golpear contra las olas.

Mis pies se entierran sin razón en el asfalto,
voy diluyéndome en cada poro de los rascacielos.
Marginada como un alma perdida
que no encuentra el final de un muelle;
ni tú voz atrapada entre las paredes.

Extraño esos días de verano,
la retrospectiva de una vida sin mar,
sin sal para sanar las heridas.

Me acurruco en tus brazos y
dejo que me arrulles como si fuerzas las olas;
que borres mi memoria para que nunca me de cuenta
que estos son mis preciados días de verano.

4 días de aquí

Delineo el horizonte con acuarelas,
para difuminar el principio del fin.

Entierro mis pies en la arena,
es mi manera de decirle que no ire a ninguna parte.

Cuento los caracoles que quedan vacios,
y rejunto las piedras que son partes de meteoritos.

La brisa me roba un beso celoso,
un abrazo de mi amante
que se guarde en las profundidades del mar.

Nos miran con reselo las gaviotas
que no conocen el amor,
el amor de nosotros que hace real este sueño.

Cántame océano azul, océano morado, lila, trasparente.
Que olvide las ciudades y sus rascacielos,
regálame una noche bajo las palmeras.