Nuestro Universo

Deja espacio para los genios que se expanden como huecos negros de este universo.

Guarda silencio mortal que no comprendes nuestra naturaleza.
Deja espacio para los genios que se expanden como huecos negros de este universo.
Nuestra transformación esta por culminar;
por fin seres extraterrestres, cementerios de estrellas y mantarrayas de luz.

Calla si no sabes hablar nuestro dialecto,
guarda los zapatos en la tierra y déjanos pintar nuevas lunas.
La grandeza de lo infinito es mi pasión,
la posibilidad de convertirnos en meteoritos que no hagan daño a nuestra especie.

Deambularemos como nómadas en busca de la tierra prometida,
dejaremos todo lo que nos estorbe; entre ellos los prejuicios y los insultos.
Fundaremos un arsenal de visionarios para reconstruir un mundo aparte;
uno que sólo sea de nosotros y de nadie más.

Que repita el eco la inmensidad de mi amor,
que en las yemas de mis dedos se guarde tu rostro.
Mis huellas marcarán el regreso al hogar que nos espera,
ese lugar a donde llegaremos cuando terminemos
el recorrido que nos hemos propuesto.

No te termines negro espacio,
oscuridad acobija mis manías en tu manto.
Sé mi amante bello extraño,
veme con esas estrellas polares a los ojos,
y no me abandones que sólo por ti entiendo el sonido,
los lamentos, la alegría, mi universo.

El Príncipe Azul

Escuché tu voz entre el cantar de las gaviotas,
el olor a sal se impregnó en mi ropa.
La arena se abrió paso entre la alfombra de la alcoba
y erizó la piel que murió junto con la tristeza.

Destrocé el mundo y sus locuras,
me volví demente e intenté quitarme los ojos
para ver la realidad en colores rojizos.

Atardeceres te regalo único amado,
juego entre las olas que han de arrebatarme la juventud.
Desaparezco y me transformo mientras exhalo,
mientras respiro el aliento de nuestra primer día sobre este universo.

El Suicidio de la Justicia

Que nos divida la incertidumbre y las malas prácticas, no quieran echarle la culpa al río ni a los muertos.

Que sean las pocas ganas de luchar la vergüenza de nuestra Patria querida. De nuestros padres revolucionarios que se partieron la madre para que pudieras ser libre. Hoy puede ser que no entiendas del todo lo que eso significa, toda la sangre derramada por inocentes que soñaban que podríamos ser ese gran país independiente que aún no podemos consolidar. Me duele que seas el cáncer de una sociedad joven que ya no guarda esperanza en su corazón.

Que se borre tu rostro del mapa y se abra el paso a los que sí quieran progresar. Que descanses esta noche en las manos de un vodka seco y sin hielos, que el mañana ha de traer la luz y de ella no podrás ocultarte. Yo seré tu verdugo, la que jale la cuerda cuando te degollen en medio de la plaza. Que te escuchen todos y que al menos tu muerte sirva de ejemplo a otros cuando tu historia sea contada; que al menos sirvas de escarmiento.

La Sirena

Dedico a todas las personas que han sido víctimas de un conductor borracho..

Mis oídos han adquirido poderes mágicos,
las sirenas se acercan a mí,
quiero nadar con ellas en este río de sangre.

Son tan hermosas, desearía ser una de ellas. Los gritos se van fragmentando entre las suaves ondas que chocan contra las piedras de nuestra bahía. Luces de colores bailan a mí alrededor para alegrar mi desventura. Los radios llaman a los barcos que han viajado por los siete mares en búsqueda de tesoros. Quiero ir con ellos. Volverme pirata y aterrorizar el mar Rojo. He perdido la noción del tiempo…

Lo siento mucho,
ya no podremos envejecer juntos en esa casa en la playa;
lo sinto, debí haberte dado mi número de teléfono.

Dedico a todas las personas que han sido víctimas de un conductor borracho..

La Creación

Compartimos la misma vaina,
flotamos dentro del mismo inconsciente colectivo,
descansamos bajo un puente de átomos;
bajo la esperanza de un despertar incompleto.

Día Uno.

El embrión: criatura diminuta,
gusano baboso que se arrastra por el suelo.

Día Dos.

Los gusanos terminan por convertirse en amorfas criaturas.
Retuérsanse todo lo que puedan mientras flotan dentro de la nada.

Día Tres.

La piel se rompe para dejar salir las extremidades.
Sin forma de aferrarse sin verdaderos pies.

Día Cuatro.

Escucha los sonidos del agua.
Puede que si sigue la corriente logre encontrar la salida.

Día Cinco.

YA ESTOY HASTA LA MADRE.
Tengo la cabeza blanda, necesito hacer algo al respecto.

Día Seis.

Qué puedo empacar.
Ni si quiera tengo un pensamiento.

Día Siete.

No sé que estaba pensando, nunca pensé que el aire fuera a sentirse así.
Nunca pensé que me pondrían aquí donde puedo ver la sangre caer en forma de cascada.
Quiero regresar al calor de adentro al que conozco….
Este frasco de cristal es demasiado tenembroso.

Romance a Color

Orgía de colores denominados emociones.
Sistemas electrizantes de carne y hueso,
pedazos de metal disueltos en campos sanguíneos incompatibles.

Danzas de amantes sin rostro para olvidar el amor verdadero,
desdenes de corazones rotos que prefieren no sentir al cálido cuerpo,
presas de la carne en vez del amor que te tengo.

Impersonal la forma en que hacen de la suyas,
sin mirarse entre ellos porque no existe más la inocencia.
Falacias fálicas de media tarde y agrios genitales,
tabus que explotan sin repuestas frente a mi cara…

Que puedo decirte amado si sólo te amo a tí
y ya no tengo forma de participar en este daltónico romances a color.

Sálvame

Con un bisturí abrieron mi pecho,
me dejaron suspendida entre la vida y la muerte
mientras se robaban mi corazón.

Sobre esa camilla de hospital de tercera
hubiera preferido una lobotomía,
un cambio de rostro, hasta la amputación de una pierna.

Me despojaron de lo único que me permitía amarte,
de lo que me daba ilusión al despertar en esta pesadilla.
Perdí el instinto para permanecer de pie,
para atravesar el desierto amarillo de tus ojos.

Me dejaron con heridas que el tiempo no cura,
a carne viva se van pudriendo abandonándome.
Arraigadas heridas que me muerdo cuando la enfermera voltea;
¿Qué más puedo hacer cuando no tengo otra cosa que me haga sentir?

Desvaneciendo

Irreal tenía que ser para separarme de mí.
Mentiras tenía que creer para encontrar la verdad.
Calabozos donde guardara recuerdos para que no se me escapen como palomas.

No existo para ser libre, soy invisible,
luminosa como los rayos lazer de las galaxias lejanas.
Desaparezco entre las multitudes porque no sé quiénes son ustedes.

Desvaneciéndome voy entre los azules y verdes.
Clamores y ocasos de mañanas sin historia me quedo
para mirarte de nuevo sin ojos y sin escrúpulos.

Pesadilla

Monstruos que viven el en fondo del closet,
fantasmas que acechan bajo la cama
y mutantes escondidos entre mis bragas
aúllan por las noches en busca de carne fresca.

Me acorralan en cueros en la esquina de la alcoba.
Se sacan los ojos con sus uñas gigantes,
se comen entre ellos sus podridos órganos
y juegan adivinanzas conmigo.

Atormentan a mis vecinos desde el baño
y ahuyentan a las cucarachas que creí eran mi amigas.
Mencionan un desértico oasis
al que intento ir todas noches en mis sueños.

Se burlan de mi y mis vagos intentos de sanidad;
de la horrorosa realidad que no sé va cuando amanece.

La bola de cobardes teme a la sucia política,
a las enfermedades incurables, al mal de amores,
a los traidores, a los asesinos, temen a mi mundo…
Me temen a mí.

A estos pobres termino por dejarlos asomarse por la ventana.

Un Mundo Ideal

En un mundo ideal las corcholatas sería monedas de oro
y los pedazos de cristal respetables seres sociales.

En un mundo ideal yo no sería yo, sería un árbol,
tú dinosaurio serías un ventrílocuo y
nunca envejeceríamos.

En un mundo ideal no habría que morir,
no habría que ser de carne y hueso,
no habría nada escrito.

Nos iríamos a la cama una noche y
luego partiríamos hacia donde el río
lleve su agua o quizá a otra galaxia.