Poemas

Mi vida está cambiando

bacalar

Mi vida está cambiando, puedo sentirlo.
Mis pies se están separando de la arena que antes los cobijaba.
Mi mirada hoy fue más dura que de costumbre,
no dejé que se asomara esa niña que solía ser.

Que fácil se olvida el mar y la libertad.
En ese muelle de nuevo añoré la simpleza del pasado,
los tiempos en los que no tenía idea de lo que era bueno o malo.
Pensé que eso solo le pasaba a las gaviotas que se enferman de locura por volar siempre en círculos.

Ya no hay palmeras danzantes entre mis sueños,
La realidad tiene una oscura forma de presentarse
Aún en medio de las fantasías más color de rosa.

Con respeto bajo la mira para no ver a los ojos sus demonios,
cuerpos dolidos de una soledad y una violencia que no tiene aún palabras que los describan.
Luego me abrazan y me voy tropezando con abrazos que no están rotos,
con personas llenas de entrega y de pasión por la vida.
Personas como yo, que entienden que la vida ya no será la misma después de estas luchas.

Las realidades que tenía tan bien divididas,
ahora se han entrelazado dejándome ver que el mundo siempre tuvo algo de amargo
y a aún así, a mí siempre me supo dulce.
Me ha confrontado una gratitud tan grande que no me cabe en el cuerpo
y ahora transito entre laberintos escapando minotauros, de esos demonios que no vi.

Puede sonar trillado, pero en efecto mi vida hoy es diferente:

Con casi treinta,
Con el amor conquistado y la cotidianidad sin terminar por aterrizar,
Con enemigos cegados por la envidia,
Con el alma expuesta sobre las manos,
Con un hermano nuevo llamado riesgo,
Con un poco más de certeza;

Así hoy. Con todo por delante.