Inspiración

Un poco más de tiempo por favor…

nn

Es curioso cómo se desencadena la vida. No hay reglas; tal parece que la moral es como un termómetro descompuesto que a veces marca qué está bien y qué está mal; pero en la mayoría de los cosas no hay una sola forma de ver las cosas.

A menudo me encuentro esperando, como que avanzo ocho mil veces más rápido que las otras personas. O quizá es que las decisiones importantes la gente se las guarda para después, y eso, admito que me enloquece porque yo siempre he sabido lo que quiero y no me hace falta esperar más. Creo que cuando no actúas de inmediato, las cosas pierden su sabor y su sentido hasta deteriorarse en la mente como algo desconocido y ajeno.

Entro en pánico cuando llego alguna parte y no sé quiénes son las personas que me esperan. Me pongo a revisar sus rostros y termino memorizando sus semblantes para no sentir que he perdido el control del tiempo. Camino entre las copas y los espejismos de otros, sin mirar para atrás porque algo que me prometí hace tiempo es que no añoraría lo que no puedo cambiar.

Hoy entiendo que no todo en la vida va a ser un 100% placentero y, que más me vale encontrar la forma de superarlo y no gastar demasiada energía luchando contra cosas que no puedo cambiar. Intento ser más paciente, ojo; no conformista. Nunca dejo mi lucha de lado y encuentro aunque sea a regañadientes la voluntad.

Hay esperanza, lo sé porque la he visto. La he experimentado en carne propia y estoy segura que aunque parezca locura, los sueños sí se cumplen.