Emprendimiento

Así es la Vida

IMG_7024

La vida es difícil, de eso no hay duda. En cada realidad existen una serie de problemas diferentes que impactan a un ser humano de forma distinta y aunque visto desde afuera podemos juzgar lo que ocurre, nunca sabremos con certeza lo que la persona está viviendo internamente.

Lo que sí podemos controlar es la vida que tenemos. Y aunque hay días en que me cuestiono mucho sobre mi camino, tengo confianza en que me estoy moviendo hacia los objetivos que tengo.

El otro día escuché en la tele que la diversión es un invento del siglo XXI. Antes la gente no tenía tanto tiempo libre, ni se preocupaba por ser feliz, ni se cuestionaba filosóficamente acerca del significado de la vida y no soñaba que podían existir cosas diferentes… Y no me mal entiendan, yo no digo que ojalá todo volviera a ser como antes, para nada. Sólo opino que hay cosas muy importantes que estamos olvidando y no quería dejar pasar más tiempo para compartirles estos puntos:

Yo no creo en la filosofía del mínimo esfuerzo. Que la eficiencia va sobre simplificar procesos; pero eso no aplica en la vida. Que no te vendan la idea de “no hagas nada”; eso se llama mediocridad.

Fracasa, es mejor eso que no intentar nada. Y lo digo en serio, pierde dinero, confía en gente transa, quiebra una empresa, sé malo tocando un instrumento, ama y que no te importe si te dejan; al menos intentaste algo.

Pero luego aprende, que no tiene caso tropezar con la misma piedra.

No te tomes las cosas tan a pecho. Soy consultora, si me tomara personal todas las veces que me han gritado, insultado y dicho que no; ya me hubiera suicidado. En este giro se aprende que todos somos espejo y reflejo de uno mismo.

Neta, no te apures por las cosas que no puedes cambiar.

Dedícate a algo que te guste.

Nada pasa de la noche a la mañana. Ni si quiera la riqueza de Mark Zuckerberg, cuando dicen que Facebook fue un éxito de la mañana a la noche, se refieren a un proceso de 5 años en USA y 10 en Latinoamérica; que no te engañen y, mejor manos a la obra.

La única cura para las preocupaciones es la activación. Si estás haciendo algo por cambiar tu estado, no tendrás tiempo de estar preocupada. 

Ten miedo, pero no dejes que eso te frene.

Decide. Cuando te pregunten a dónde quieres ir a comer, propón un lugar. Escoge una profesión, ten un hobby, selecciona sólo un par de zapatos de la tienda, piensa a dónde irás de vacaciones. Te lo ruego, no seas pasivo y no te dejes deslumbrar por lo que otros piensan. Crea tu propia personalidad.