Poemas

Desilution

Solo hizo falta hacer una pregunta; lo demás vino solo.
Cuando fui con la intención de indagar dentro de su alma,
jamás pensé que llegaría a ese lugar donde los arroyos desembocan y se rompen.
No pensé que corría detrás de los autos que siempre se llevaron a las personas que no les dijimos adiós.

A lo lejos puede escuchar como se caían las ojas de los árboles
y vi como se alejaban los pañuelos de mi mano.
Divididas por una barrera de dos años y medio de entendimiento,
se quedó el discurso tirado en el suelo;
le pedí que no subiera los pies a la mesa, pero para eso era tarde.
Lo único que pensé es que fueron demasiados viajes de ida y vuelta y viceversa.

Dije un par de cosas, nada relevante.
Me sorprendió saber perfecto a que sabían los caramelos dentro de la bola de cristal,
a que sabe la desesperación cuando viene acompañada de desilusiones.
Mi reflejo se perdió entre el de ella y luego con el de él.
Corrí habriéndome paso entre los espejos para no perder de vista su silueta.
Me tropecé contra un muro de contención invisible que me permitió ver su total destrucción.

Pobre niña tierna que explota en mil pedazos.
Extrañaré el vibrante color de tus ojos y sus húmedos labios.
Recogeré del piso su prendedor y me ire a dormir temprano
porque siempre me dan nauseas las entrañas regadas en el suelo.