Vomito Mental

La Luciérnaga

Ahora que la miro a los ojos no puedo dejarla escapar.
Mugrienta luciérnaga que traes con la noche la inspiración de esta disfrazada turbulencia.

Encaro a los personajes con maestría. Los conozco, veo sus rostros y me saboreo sus diálogos entre las sábanas.

Abordo de un brinco el barco de la locura. Me entrego a las voces de mi memoria y dejo que la colección de mis vivencias rellenen los renglones en blanco.

Algo me dice que ponga notas secretas entre las almohadas a ver que tipo de seres mágicos responden mis plegarias.