Fotografias, Poemas

El Espía

Algo ha pasado en la casa de enfrente,
creo que es culpa de las ratas que me he dado cuenta.
Dicen los vecinos que no se trataba de nadie interesante o distinto,
me pregunto si ellas entenderán las barbaridades que dicen.

La policía no se molestó en venir a ver el triste final de un desconocido.
No parece haber señales de atentados bárbaros,
sólo un simple adiós de otro atormentado más de esta minimetrópolis.

No tiene familiares ni amigos,
ni el tipo que compartía el baño con él lo extraña…
Menos mal que está muerto y no puede vernos
que le daría tristeza su caso.

Desde el tercer piso donde vivo sólo se escuchaba ese distante violín,
ahora no habrá quien de ese melancólico sabor a mi café de media tarde.
No tendré quien me espíe desde su cuarto
y se masturbe pensando en un mundo más placentero;
uno que no lo desconozca.

Aliviada debería de estar de haberme deshecho de un pervertido,
o al menos eso es lo que comentan en las calles.
La verdad es que yo lo hecho de menos;
esos ojos grandes y estrafalarios,
la sensación de que me observa
aquí en la tierra un ángel negro de la guarda.

Fotografía por R.dinali