Fotografias, Poemas

Derretida

Nado en albercas que se forman entre tus hendiduras;
esos dobleces naturales de tu cuerpo al sol
que te dan mucha más textura y el sabor salado a tu piel.

Recorro desiertos sin caballos,
camino las fronteras del sur y el norte donde me pierdo.
No seas maldito y regálame una brújula
que el calor es delirante.

Salgo a buscar la playa en cada azotea,
me asomo a medio vestir y descalza mientras la encuentro.
Lagartija escurridiza que te camuflajeas entre las rocas,
debería darte verguËnza matarme de sed,
engatusarme como haces para que vaya siguíendote.

Sofocante el aire que me hace falta,
oasis perdidos en medio de mi locura.
Ayúdame a esconder la ropa y la civilización que quede en las cavernas,
apágame sin misericordia como si se trata de una fogata en cenizas.