INEPTITUD: TE ODIO

Creo que más de una vez hemos experimentado en nuestra vidas la frustración de tratar con personas que odian su trabajo, con gente inepta y poco capaz; gente que hace nuestro día miserable mientras esperamos en líneo o de plano de pie en una fila como si no hubiera nada mejor que hacer.

Me desgasta tener que lidiar con esos estúpidos servicios a clientes que te llevan de un conmutador a otro. Donde los robots y las contestadoras suenan igual que los desilusionados y apáticos señoritos y señoritas que te atienden.

La histeria comienza cuando llego al Palacio de Hierro a comprar un lindo regalo para mí. Busco con cuidado y detenimiento algo que sea perfecto hasta encontrarlo. Me siento nerviosa y acosada por la tipa que trabaja aquí; es como si creyera que no compraré nada o que tengo un terrible gusto. Por fin me decido y me dirijo a pagarlo a la caja cuando ocurre:

– Señorita, le informo que su tarjeta NO PASA.

El tono de su voz, la forma en la que me arroja la tarjeta en la cara y su mirada condescendiente me derriten como si fuera un rayo laser.

Le pido de forma atenta que vuelva a intentarlo, lo que sólo termina por humillarme aún peor. Todas las chicas se burlan de mi y cuchichean a mis espaladas. Me siento de nuevo en la prepa y como si fuera la persona más pobre de este mundo. Me hago la indignada y me voy; no tengo de otra más que dejar mi regalo en la caja con esas brujas arpías.

Llamo a Bancomer y me doy cuenta que NO HAY UN MÍSERO HUMANO que pueda atenderme. Me hacen sentir que todo es mi culpa y que debería tomar un curso de finanzas personales. De un conmutador a otro, de una persona más incompetente a otra, un dolor de cabeza gigante que me revientan las sienes.

3 DÍAS ME HA TOMADO ARREGLAR ESTE EMBROLLO!!! 3!!!! Después de otras 4 llamadas sin sentido y una visita a la sucursal de más de hora y media; heme aquí con un fraude de 10 mil pesos en mi tarjeta. Claro que los desgraciados de Bancomer se tomarán 35 días hábiles para deliberar. En tiempo humano esto es 2 meses, GRACIAS!!!

Menos mal que soy un cliente PREMIER, que hubiera pasado si las cosas fueran diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *