Poemas

Laberintos

He de ser de agua, tu fuego, aire quizá.
Seré la tierra encantada donde te pierdas,
un obtuso laverinto lleno de risas y largos caminos,
puro caminos que te traigan a mí.

– Y cuando llegue al final?

Ese día nos mudamos a la luna
para hacernos polvo de estrellas,
para encontrar otro camino que huela a garndenias,
otro laverinto u enredo donde podamos reencontrarnos.